Despedida

Estoy con el alma partida, el corazón dañado al infinito, mi hermano del alma, amigo, confidente se fue de este mundo dejándome en la más absoluta soledad. Arquitecto, Ingeniero, Artista ser humano integro que se fue a los 38 años. Tan pronto partiste, tantos proyectos inconclusos, estoy desolado. Este es mi humilde y ridículo tributo a tu partida, nunca nada será lo mismo sin tu presencia. Solo espero que te encuentres feliz y tranquilo como te lo mereces.
Un gran abrazo y beso desde esta dimensión tan llena de dolor para mi